La historia junto a la vanguardia más cosmopolita, la ecuación perfecta de Unamuno: ‘Renovarse o morir’

Image

Fue el filósofo y escritor español Unamuno quien selló la frase de que “el progreso consiste en renovarse”. Luego el pueblo hizo suyo el refrán de “renovarse o morir”, lo que implica la saludable necesidad de avivar cambios, quizás para no caer en la monotonía.  En cualquier caso, los avances no consisten en presumir de haber llegado a la meta, sino en tender continuamente a esos avances.

Retomamos el año 1962 cuando se levantaron las seis plantas con las que cuenta el edificio del Hotel Méndez Núñez y crear 86 habitaciones que ya tienen que incorporar los servicios  para cumplir la normativa  de categoría hotel.

En el año 2003 se acomete la renovación de instalaciones: reforma de cuartos de baño de habitaciones, aire acondicionado, wi-fi, dos nuevos ascensores para clientes y un ascensor de servicio, puertas RF , escaleras y columna seca contra incendios etc. Todo ello como primera fase para incorporar mas servicios como centro de negocios ,reuniones profesionales y comerciales además de  gastronómicas ya que como reflejan los estudios realizados por el Cetur y el Plan de Excelencia Turística no existen locales en el centro histórico para albergar más de 150 personas en una cita culinaria o de negocios, ya sean lucenses o grupos turísticos.

En el año 2010, se inicia la  segunda fase de reforma, que logre situar de nuevo al Hotel Méndez Núñez en el referente de la hostelería de Galicia que fue, se instalan los salones para celebraciones con capacidad para 300 personas  y la cocina de última generación en el primer piso del hotel, regentada por la familia propietaria del prestigioso  Restaurante España.

En el año 2014, reformando las instalaciones de la planta sexta, donde se ubica el salón social, la cafetería  y el servicio de desayunos además de la terraza, optaremos a conseguir el ascenso  de categoría a 4 estrellas  como broche al trabajo de varias generaciones dedicadas a la hostelería.

Podríamos pensar que la innovación está destinada a los grandes genios, pero cuán equivocados estamos si discurrimos así. Innovar debería ser uno de los verbos más utilizados en nuestro día a día. Estar activos para cambiar las cosas y aportar nuevas formas de enseñar o entrenar, nuevos sistemas a ejecutar, nuevas técnicas que permitan mejorar a nuestros jugadores… estimulará en nosotros valores tan importantes como la preparación, necesaria en todo proceso innovador exitoso, la tenacidad, fundamental para no decaer aunque nuestra acción innovadora parezca carecer de frutos en un inicio, o el entusiasmo, por vernos capaces de crear cosas nuevas. Llámennos soñadores pero, al menos desde las paredes del Méndez Núñez,  suscribimos la sabiduría de las sabidurías, la popular, como la que acuño Miguel de Unamuno, sin duda, renovarse o morir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s